El sistema de frenos sirve para detener el movimiento del vehículo, de una manera eficiente y segura, por medio de la presión que ejercen las balatas en las pistas de freno.

El mantenimiento del sistema de frenos se basa en vigilar el nivel de líquido de frenos, en el depósito de este. Este es el medio por el que se transmite la fuerza de frenado. 

El líquido de frenos tiene ciertas características para un buen funcionamiento, debe evitarse que este se contamine con el medio ambiente ya que puede absorber humedad y altera el funcionamiento de este. Los diferentes líquidos de frenos, no se deben mezclar.

Cuando se solicita un servicio a los frenos, ya sea revisión o la reparación de este, que sea cambiado el líquido de frenos, ya que por los continuaos calentamiento en las acciones de frenaje se degrada y pierde su eficiencia.

Antes de iniciar el servicio de frenos se debe vigilar el nivel de líquido, y hacer una labor de limpieza en las partes que conforman el sistema de frenos. La limpieza se debe hacer con agua.

La función de las pastillas de las balatas es friccionarse y desgastarse al hacer el intercambio de energías, de movimiento a calor. Esto se realiza mediante la presión sobre las pistas de frenado.

Por la mala transferencia del material friccionaste sobre las pistas de frenado.

Actualmente hay frenos de tambor y de disco, que se han mejorado con los sistemas de ABS y sistemas Electrónicos de frenaje.

Si, el sistema de frenos desgasta las balatas y estas pierden eficiencia en el frenado, por ello ante cualquier sospecha de que el sistema falla acudir al centro de servicio para su reparación.

No, ya que la balata está más delgada y recorre una mayor distancia por lo que el nivel se ve afectado, por ello antes de poner a nivel es conveniente ver el espesor de las balatas o de las pistas de frenaje.

Es muy conveniente que sean reemplazado todos los herrajes del sistema ya que estos han sufrido un calentamiento.

TOP
WhatsApp chat